Mié. Ene 19th, 2022



Unicef advierte este viernes sobre el aumento de las violaciones de los derechos de los niños en las zonas de combate. Las Naciones Unidas han verificado en los últimos 16 años 266.000 casos de graves violaciones contra los derechos de los niños en más de 30 situaciones de conflicto en África, Asia, Oriente Medio y América Latina.

Afganistán, Yemen, Siria y Etiopía son algunos de los países donde miles de niños sufrieron atropellos durante el último año debido a conflictos armados. Según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia en los últimos doce meses miles de niños pagaron “un precio devastador a causa de los conflictos armados, la violencia intercomunitaria y la inseguridad”. La directora ejecutiva de Unicef, Henrietta Fore, subraya el “terrible desprecio por los derechos y el bienestar de los niños”, causado por la insensibilidad y lanza un llamamiento: “hay que hacer todo lo posible para mantenerlos a salvo de cualquier daño».

Pese a que todavía no dispone de las cifras oficiales para el año en curso, en 2020 la ONU verificó 26.425 violaciones graves de los derechos de los niños en zonas de conflicto, que enumera en su informe de este viernes: el asesinato y la mutilación de menores; el reclutamiento y la utilización de infantes por parte de las fuerzas y grupos armados; la violencia sexual contra niños; los ataques contra escuelas u hospitales; el secuestro de menores; y la denegación del acceso humanitario a los infantes.

El mayor número de raptos de menores verificados – informa – se produjeron en Somalia, seguida de la República Democrática del Congo y los países de la cuenca del lago Chad (Chad, Nigeria, Camerún y Níger). Los casos de violencia sexual confirmados se dieron en la República Democrática del Congo, Somalia y la República Centroafricana. 

Los datos de la agencia contemplan sólo “los casos corroborados a través del Mecanismo de Supervisión y Presentación de Informes sobre los Niños y los Conflictos Armados dirigido por las Naciones Unidas, un procedimiento establecido en 2005 para documentar sistemáticamente las violaciones más atroces contra los menores en zonas de conflicto”, pero advierte que, sin embargo, “las cifras reales serían mucho más altas”. 

UNICEF destacó el pasado mes de octubre que, desde la intensificación de los combates en Yemen en marzo de 2015, unos 10.000 niños habrían sido asesinados o mutilados, un equivalente a cuatro niños cada día. También ha constatado violaciones en países como Burkina Faso, Camerún, Colombia, Libia, Mozambique y Filipinas. Responsables de casi el 50 porciento de las víctimas infantiles en 2020, son “las armas y los restos explosivos de guerra” que provocaron más de 3900 niños muertos y mutilados.

Así, en el dramático informe de este año UNICEF llama a todas las partes de los conflictos, incluidas las 61 enumeradas en los anexos del informe anual del Secretario General de 2021 sobre los niños y los conflictos armados, a comprometerse con planes de acción formales y a tomar medidas concretas para proteger a los niños. Se pide, en primer lugar, “evitar las violaciones graves, liberar a los niños de las fuerzas y grupos armados, protegerlos de la violencia sexual y detener los ataques contra hospitales y escuelas”.

Desde el año 2005, las partes en conflicto solo han firmado 37 de estos planes, un número que, en opinión de UNICEF, es “sorprendentemente bajo dado lo que está en juego para los niños”.»A medida que nos acercamos al final de 2021, hago un llamamiento a todas las partes en conflicto para que pongan fin a los ataques contra los niños, defiendan sus derechos y se esfuercen por lograr soluciones políticas pacíficas a la guerra», manifestó Fore.



Source link

Por CAtolicos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *