Dom. Ene 16th, 2022
HISTORIA - Un acueducto demostraría que Pilato fue un gran urbanista


La estructura del acueducto incluía el propio manantial de Biar, un túnel subterráneo de unos tres kilómetros de longitud que recogía las aguas subterráneas, una presa, un canal superficial y otro túnel que atravesaba una loma. Cada uno de los cinco elementos jugó un papel específico en la recolección, conducción y control del agua.

Un nuevo estudio publicado en la última edición de la revista Geoarchaeology (11/12-2021) informa los resultados de las excavaciones realizadas por Azriel Yechezkel de la Universidad Hebrea de Jerusalén, como parte de sus estudios de doctorado, en colaboración con Yoav Negev, director del Grupo Espeleológico Israelí, y con colegas de la Universidad Hebrea Amos Frumkin y Uzi Leibner.

Lea también >>> El enigma de un anillo antiguo: ¿perteneció a Pilato?

El estudio arqueológico, realizado a lo largo de más de 1.200 metros accesibles en el paso subterráneo, en medio de aguas turbias, atribuye la construcción del acueducto de Biar a Poncio Pilatos.

Hasta ahora se había datado el acueducto entre la época asmonea, siglo II a. C., y el final de la época romana, siglo II d. C., pasando por la época de Herodes. Finalmente, utilizando la datación por carbono 14 para estudiar muestras de yeso dentro del túnel, los investigadores llegaron a la conclusión de que el acueducto de Biar se construyó en la primera mitad del siglo I d. C. y luego se remodeló en la época de Aelia. entregado a Jerusalén después de la derrota de la rebelión de Bar Kokhba (Tercera Guerra Judía) en el siglo II d.C.

¿Una confirmación de Flavio Josefo?

Para los investigadores, el acueducto de Biar podría ser, por tanto, el mismo atribuido por el historiador judío Flavio José a Poncio Pilatos, gobernador romano de Judea desde el 26/27 d. C. hasta el 36/37 d. C., bajo el reinado de Tiberio. Si, desde un punto de vista histórico, Pilato es conocido sobre todo por su papel en el proceso de Jesús, “desde el punto de vista arqueológico, es claro que la administración de Pilato se preocupó por el desarrollo de infraestructuras urbanas [como] la suministro de agua y la red vial”, subraya en las páginas de Haaretz Orit Peleg-Barkat, del Instituto de Arqueología de la Universidad Hebrea.

Lea también >>> Restauración a la vista para las piscinas de Salomón

En el libro XVIII (60-62) de las Antigüedades judías, Flavius ​​​​Joseph escribió que Pilato usó el tesoro del Templo para construir un acueducto. «[Pilato] sacó del tesoro sagrado el dinero para la construcción de un acueducto para llevar agua a Jerusalén conectándose al nacimiento de un arroyo que está a doscientos estadios de allí. Los judíos, sin embargo, no se adhirieron a las operaciones requeridas por esta obra y, reunidos en muchos miles, le gritaron que desistiera de esta empresa. Algunos de ellos gritaron insultos, insultos y descortesías como es costumbre reunir a una multitud».

Según Flavius ​​​​Josephus, Pilato previó la manifestación y ordenó a sus soldados que se mezclaran con la multitud disfrazados de judíos, para golpear a cualquiera que le gritara. A su señal, los soldados “los golpearon mucho más de lo que mandó Pilato (…);pero los judíos no calmaron su orgullo, y así, sorprendidos como estaban desarmados por hombres preparados para atacar, muchos fueron asesinados en el acto, mientras que otros escaparon. Así terminó el levantamiento».

Una obra de vanguardia

Los arqueólogos también establecieron que el acueducto fue posible gracias a “capacidades hidrogeológicas y de ingeniería avanzadas”. Aunque el acueducto extrajo agua directamente del manantial de Biar, su proyecto también capturó y desvió aguas subterráneas y superficiales, proporcionando así a Jerusalén más de siete veces el flujo anual del manantial original solamente.

La investigación también reveló que los últimos 500 metros del túnel presentaban diseños de cubierta específicos, destinados a superar las cargas físicas y/o hidráulicas colocadas en el túnel. En los tramos en los que la roca madre era estable, todo el túnel se cavó directamente en la roca. En las zonas donde la roca era más frágil, el túnel se construyó a modo de trinchera con un complejo sistema de techado de piedra labrada para protegerlo de posibles derrumbes. Esta técnica moderna se mencionó por primera vez en los escritos del arquitecto romano Vitruvio (c. 80 – 15 a. C.).

Terrasanta-net



Source link

Por CAtolicos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *