Dom. Ene 16th, 2022


El Dicasterio de la Santa Sede para los Laicos, la Familia y la Vida pone en marcha una campaña con vistas a la próxima Jornada dedicada al tema de la discapacidad. A partir del 6 de diciembre, durante cinco semanas, un video con testimonios de diversas partes del mundo mostrará lo que significa ser discapacitado y servir a la Iglesia. Hoy compartimos el cuarto video.

Ciudad del Vaticano

El cuarto vídeo de la serie #IamChurch es una reflexión del sacerdote jesuita australiano Justin Glyn, S.I., quien -partiendo de su condición de persona discapacitada- aborda la cuestión de los límites, que atañen a todo ser humano.

 

Glyn -que ha tratado los mismos temas en un número de Civiltà Cattolica https://www.laciviltacattolica.it/articolo/noi-non-loro-la-disabilita-nella-chiesa/ (en italiano), y en numerosos otros ensayos- refuta la idea, aún demasiado extendida, de que la discapacidad sea una culpa y afirma: «Nuestras limitaciones no son desgracias o castigos, sino que forman parte del secreto de nuestra condición de seres humanos que, a su manera, comparten la imagen de Dios y edifican juntos el Cuerpo de Cristo». Es en esta perspectiva que, al hablar de la discapacidad en la vida de la Iglesia, es posible decir – finalmente – «Nosotros» y no «Ellos».

Las palabras de Glyn muestran la importancia de la reflexión de los cristianos que viven ellos mismos esta condición para abrir un enfoque diferente de la discapacidad, tanto a nivel teológico como pastoral. También nos ayudan a no considerar a quienes experimentan una discapacidad sólo como receptores pasivos de la atención de la Iglesia, sino a descubrir una vocación común a todo creyente bautizado. «No estamos llamados a la perfección como individuos. ¡No! Todos estamos llamados a compartir la naturaleza limitada y vulnerable que creemos que Cristo vino a compartir con nosotros».

#IamChurch es una iniciativa del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, en el marco del Año “Familia Amoris Laetitia». Se trata de un itinerario a través de cinco vídeos, en los que se descubre a personas que con demasiada frecuencia son víctimas de la cultura del descarte, y que dan testimonio de una humanidad sonriente y nada victimista: un rostro atractivo de la Iglesia. Mujeres y hombres, laicos y consagrados, teólogos o simples fieles, que muestran la complejidad y la riqueza del mundo de la discapacidad.
 



Source link

Por CAtolicos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *