Mié. Ene 19th, 2022



Tras un seminario interreligioso, los Líderes religiosos en Cabo Delgado reafirmaron en una declaración conjunta, el rechazo a la violencia y a la instrumentalización de la religión para cometer actos terroristas. El compromiso es rezar juntos por una paz duradera en la región de Mozambique, marcada por numerosas tensiones.

Benedetta Capelli – Ciudad del Vaticano

Quince puntos que constituyen un programa para construir la paz en la provincia de Cabo Delgado y para trabajar juntos en el diálogo, en el encuentro a pesar de las diferencias. Esto es lo que firmaron los Líderes religiosos de la provincia de Cabo Delgado, en Pemba, inspirados en el Documento de Abu Dhabi sobre la Fraternidad Humana, tras un seminario interreligioso celebrado en diciembre y centrado en «La religión como parte de la solución del conflicto en Cabo Delgado».

Los Líderes recuerdan que la provincia vive «una profunda crisis humanitaria provocada por la violencia terrorista», en la que el desarrollo está fuertemente condicionado por las medidas restrictivas para prevenir la pandemia del Covid-19 y por otros varios factores preocupantes, «como las desigualdades sociales», «el alto índice de analfabetismo, la crisis de valores ético-morales y la polarización étnica y religiosa que amenazan el contexto actual y la convivencia social, que atentan contra la dignidad humana».

Unidos contra el terrorismo

El documento reafirma la fuerte unidad «frente a cualquier amenaza de ruptura» y «el repudio unánime de los actos terroristas», pero también «el compromiso de caminar juntos hacia la paz y la fraternidad». Se subraya que la religión no es una causa de conflicto y se hace referencia especialmente al Islam, «la religión más afectada por los prejuicios». «La religión – escriben los Líderes – pretende crear felicidad, reconciliación y paz en la sociedad y, por ello, repudiamos y nos distanciamos de los actos y personas que tergiversan las doctrinas religiosas para justificar cualquier tipo de violencia». De ahí la apuesta por el diálogo con otras confesiones, superando la desconfianza y fomentando el entendimiento mutuo porque «todas las religiones forman parte del plan de Dios Altísimo», «ningún verdadero líder religioso o profeta ha enseñado jamás la violencia».

Encontrar y reconocer a los demás

El diálogo, el encuentro y el reconocimiento mutuo son las bases propuestas para crear una sociedad inclusiva. El compromiso es también celebrar debates y conferencias para ayudar a las personas a crecer no sólo en la religión sino también en otras disciplinas para que puedan comprender mejor la realidad en la que viven. En el corazón de los líderes religiosos están sobre todo los jóvenes que caen en las redes del extremismo y la violencia, con la intención de acompañarlos y rehabilitarlos «a través de un intenso y exigente trabajo psicosocial y espiritual». «El compromiso permanente», añaden, «es rezar juntos por una paz duradera» y colaborar siempre con el gobierno, las instituciones y las organizaciones comprometidas con la paz en la provincia de Cabo Delgado.



Source link

Por CAtolicos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *