Mié. Ene 19th, 2022


Al final de su Asamblea Plenaria, los obispos de la Conferencia episcopal panameña hacen un llamado a la renovación del país para encontrar las soluciones adecuadas e inclusivas, denuncian el incremento de la inseguridad y el narcotráfico y, ante el aumento de contagios de Covid-19, invitan a protegerse y vacunarse.

Alina Tufani – Vatican News

“Jesús es la luz que ilumina nuestro camino, no estamos solos. Coloquemos todos nuestros sueños, anhelos y esperanzas a sus pies y trabajemos unidos para renovar el mundo y Panamá”. Esta es la exhortación de los obispos de Panamá al final de la Asamblea Plenaria que reunió a la Conferencia episcopal panameña (CEP) del 10 al 14 de enero. En el documento un repaso sobre las luces y sombras de la situación del país y una invitación a “caminar juntos” en sinodalidad por una iglesia fortalecida y misionera.

“Al comenzar este año 2022, sabemos de las situaciones de división, polarización, de intriga, desinformación que existen en los diversos ambientes. Sabemos que tenemos heridas profundas por todas las injusticias, por la corrupción, por el narcotráfico, por la desunión familiar y por muchas otras realidades”, subrayan los obispos panameños que llaman a ver estas situaciones a la luz de “la fe que hace posible el perdón, la reconciliación y la esperanza”.

La confianza pública debe recomponerse

El episcopado panameño ve con preocupación los problemas y debilidades que hacen difícil alcanzar la «justicia y equidad» que necesita el país y llaman a gestionar un proyecto de renovación que rompa “la lógica dominante, los análisis sectorizados” y se encuentren “soluciones adecuadas e inclusivas”.

“Hay que hablar menos y actuar más. La confianza pública debe recomponerse, principalmente donde ha fallado. Las instituciones deben actuar y decidir inequívocamente teniendo como centro la persona y el bien común”, apunta la CEP que se dirige al gobierno, los partidos políticos, las Ongs, Iglesias, empresas, medios de comunicación y ciudadanos en general, especialmente, para alcanzar el “sueño” de un nuevo Panamá como planteado en el Pacto del Bicentenario “Cerrando Brechas”.

Presidencia de la CEP presenta mensaje final de su Asamblea Plenaria.

Presidencia de la CEP presenta mensaje final de su Asamblea Plenaria.

Transparencia y erradicación de la impunidad

Una de las preocupaciones de la Iglesia panameña, es el incremento de la inseguridad, en buena parte por el narcotráfico, un “factor peligroso para la convivencia social, que ha penetrado en diversos sectores de la sociedad”, especialmente en los sectores más pobres y entre los jóvenes.

“Con el establecimiento y la aplicación de una política de seguridad integral, que garantice transparencia y que no exista impunidad; además de un trabajo de Estado interministerial e interinstitucional y con la participación de la sociedad en general, podremos hacer frente al narcotráfico y la violencia”, enfatizan los obispos.

Luces para la infancia panameña

El proyecto de ley No. 567 que crea el Sistema de Garantías y de Protección Integral de los Derechos de la Infancia, Niñez y la Adolescencia, aprobado por unanimidad en la Asamblea Nacional, el pasado 12 de enero, es para los obispos un gran avance en la protección y cuidado de las nuevas generaciones.

“Reconocemos – se lee en el mensaje – que en esta ley se establece a la familia como el lugar primordial para su crecimiento y desarrollo, reconociendo el derecho de los padres de familia a ser los primeros custodios de sus hijos”.

Panamá no contaba con un sistema de protección que garantizara los derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes actualizado. De allí que, la nueva ley contará con un sistema articulado de protección que permitará abordar los problemas de esta población desde la prevención, con la participación de la familia y la comunidad. El proyecto es producto de amplias consultas con todos los sectores de la sociedad, instituciones del Estado, iglesias, universidades, abogados, Aliados por la Niñez y la UNICEF, entre otros sectores.

Pandemia: no desesperarse sino vacunarse

Nuevamente, la CEP llama a los ciudadanos a vacunarse ante el incremento del contagio del Covid-19 por la nueva variante ómicron. “No podemos desesperarnos. Nuestra mayor y efectiva protección es vacunarnos, no para evitar el contagio, sino para que sus efectos no sean mortales”, afirman los obispos y recuerdan que el Papa Francisco ha dicho que el cuidado de la salud es «una obligación moral». Si bien, la CEP aseguró que los feligreses no vacunados no serán excluidos de las misas, reiteró que se mantendrá en los templos los aforos correspondientes y se fortalecerán los equipos parroquiales de higiene y sanidad Covid-19 para la aplicación de las normas de bioseguridad.

Sínodo y JMJ 2023

El mensaje final del episcopado panameño hace hincapié en el proceso de “revisión y renovación” que propone el Sínodo de los Obispos en 2023 para “responder a los desafíos del tercer milenio, a través de una metodología de escucha activa, de participación y de inclusión”. Un “caminar juntos” que ha ya iniciado con la Primera Asamblea Eclesial de América Latina y El Caribe, y en cada Iglesia particular.

“Nuestro mayor esfuerzo en Panamá, para vivir la experiencia sinodal a plenitud, será ser una Iglesia en salida; crear espacios de participación y escucha, donde todos, sin excepción, aun los que no son creyentes y la gente de buena voluntad, puedan decirnos cómo ven a la Iglesia, qué esperan, qué les preocupa, y cómo quieren que Ella los acompañe”, aseguran los obispos.

Viaje Apostólico del Papa Francisco a Panamá para la XXXIV Jornada Mundial De La Juventud, del 23 al 28 de Enero de 2019

Viaje Apostólico del Papa Francisco a Panamá para la XXXIV Jornada Mundial De La Juventud, del 23 al 28 de Enero de 2019

También el itinerario de preparación hacia la próxima Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) que se realizará en Lisboa en el 2023, bajo el lema “María se levantó y partió sin demora” (Lc 1, 39), fue tema del documento, teniendo en cuenta que Panamá fue el país anfitrión del último encuentro mundial en enero de 2019.

La JMJ – destaca el mensaje – es un tiempo oportuno para que los jóvenes redescubran su rol, como protagonistas de las grandes transformaciones que requiere la Iglesia y la sociedad, pero esto no lo pueden hacer solos; deben prepararse y hacerlo de la mano de la comunidad cristiana, de los adultos mayores y en el encuentro personal con Cristo”.

Por último, un agradecimiento especial a monseñor Luciano Russo, hasta ahora Nuncio Apostólico en el país centroamericano que por voluntad del Papa continuará su misión en Uruguay. “Manifestamos nuestra profunda gratitud” – se lee en la nota- “nos hizo sentir su cercanía fraterna y la del Vicario de Cristo”. 



Source link

Por CAtolicos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *