Mié. Ene 19th, 2022


El equipo y el plan de trabajo de la Comisión independiente creada por el Episcopado para investigar los abusos a menores en la Iglesia portuguesa serán presentados hoy en Lisboa. Entre sus objetivos: dar voz a las víctimas y reforzar las políticas de protección y promoción de la infancia y la adolescencia.

Anna Poce – Ciudad del Vaticano

En la capital portuguesa, concretamente en la Fundación Calouste Gulbenkian, hay gran expectación por la rueda de prensa de presentación del equipo y la agenda de trabajo de la Comisión Independiente, anunciada por la Conferencia Episcopal Portuguesa (CEP) en su última Asamblea Plenaria, celebrada del 8 al 11 de noviembre, en Fátima, para investigar los abusos sexuales en la Iglesia Católica.

«Dar voz al silencio»

Bajo el lema «Dar voz al silencio», la organización, coordinada por Pedro Strecht, neuropsiquiatra infantil, y formada por un equipo de profesionales de diferentes ámbitos -que abarcan desde la justicia hasta las ciencias sociales-, pretende llegar a todas las víctimas de abusos, pidiéndoles que hablen. «Invitamos a todos los que puedan haber sido víctimas de estos atroces crímenes a que hablen, a que cuenten por fin y sin miedo lo que les ha pasado», dijo Strecht durante una conferencia de prensa -informa ECCLESIA- celebrada el 2 de diciembre en Lisboa. «Incluso ante la natural vacilación, que es completamente aceptable ante situaciones que pueden durar décadas, tocando ahora temas que no quieres repetir, te ruego que confíes en tu voz interior», añadió, «y en la utilidad de compartirla para que nada de esto pueda seguir ocurriendo».

 

Tras subrayar que cada vez es más difícil que las víctimas «se atrevan a hablar» con el paso de los años, Strecht explicó que siempre conocemos «sólo una pequeña parte de todo lo que puede haber sucedido en la realidad; es decir, lo que finalmente se desprende de cualquier estudio o investigación nunca es todo, sino la parte posible de las narraciones». En diciembre, el médico también presentó los principios rectores del «largo y complejo» trabajo que comenzará este mes, subrayando que no será una «investigación judicial o penal».

Construir un futuro mejor

La Comisión, que debe ser «discreta y secreta» y garantizar el anonimato a todos los que deseen colaborar, se organiza de forma «autónoma e independiente» de la propia Iglesia católica. Trabajará con el objetivo de recoger los testimonios de todos aquellos que quieran denunciar los abusos sufridos y entregará un informe a finales de año. «No podemos cambiar el pasado», continuó el neuropsiquiatra, «pero siempre podemos construir un futuro mejor, libre de la repetición de este tipo de situaciones con sus hijos, nietos, o simplemente con todos los niños y adolescentes en los que ciertamente podemos volver a ver partes de nosotros mismos», continuó Strecht, que también pidió una «actitud constructiva» que, empezando por una palabra de disculpa, lleve a un cambio cultural y a transformaciones fundamentales.

Un camino de verdad

Por su parte, Monseñor José Ornelas, presidente de la CEP y obispo de Setúbal, en declaraciones a los periodistas, destacó la importancia del «conocimiento de la realidad» para encontrar soluciones. Señaló que fue precisamente «con este objetivo que se creó esta Comisión independiente para investigar». Admitiendo la existencia de situaciones dolorosas, el prelado expresó su deseo de que éste «sea un camino de verdad, sin prejuicios ni encubrimientos». 

«Puedo afirmar con toda claridad -dijo el obispo- que es esta realidad la que queremos conocer, en sus dimensiones, pero también y sobre todo en los dramas que esconde, para poder ir hacia las personas que han sufrido estas tragedias, ofreciéndoles la posibilidad de tener voz, de ver reconocida su justicia y su dignidad. Por ellos hemos emprendido este viaje y son la razón de ser fundamental de la Comisión».

El obispo de Setúbal expresó la disposición de la Iglesia católica a colaborar con los trabajos del nuevo organismo, con todos «los medios necesarios», al ser preguntado por la posible apertura de los archivos históricos.  «Como Iglesia en Portugal», concluyó, «somos los primeros interesados en querer arrojar luz sobre esto. La financiación de la Comisión correrá a cargo del CEP, aunque está abierto a otras colaboraciones de la sociedad civil.



Source link

Por CAtolicos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *